jueves, 8 de noviembre de 2007

ACTO DE COLACIÓN DE GRADO GENERACIÓN 2006


INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE DE FLORIDA
DISCURSO ACTO DE COLACIÓN 2007

Fecha: 11 de octubre de 2007 Hora: 19:00
Sede: Teatro 25 de Agosto
Directora I.F.D.: Maestra María Cristina Laxague


Sr. Director Nacional de Educación Pública, Autoridades de la Educación, Autoridades Nacionales y Departamentales, Autoridades Cívicas y Militares, Docentes, estudiantes, Familiares, Amigos.


Es una gran satisfacción poder felicitar a estos jóvenes maestros y profesores, augurándoles el mayor de los éxitos en su desempeño profesional, así como también a aquellos que han hecho posible la culminación de sus carreras: Comunidad Educativa de nuestro Instituto, Docentes y no docentes, estudiantes, Maestros adscriptores, Profesores adscriptores, Directores de Escuelas y Liceos de Práctica, Alumnos escolares y liceales, Directora y Profesores de Matemáticas del CERP de Florida.

La educación es un camino que andamos en compañía de otras personas que avanzan y que maduran a nuestro lado. Y en esta concepción de itinerario compartido debemos destacar la relación que se establece, en un sentido amplio, entre el educando y el educador.

El ser humano como ser social se educa y se transforma en un contexto, fundamentalmente en su entorno familiar, escolar, liceal.


El concepto de educación permanente de aprender a aprender , indica que el conocimiento es un proceso de construcción inacabado que acontece en aproximaciones sucesivas a los objetos de conocimiento. Inserta en esta visión de integración y totalidad, la docencia se concibe como un proceso facilitador de los aprendizajes.

Gros y Romañá (Gros Salvatat B. Y Romañá Blay T., 2004, Ser profesor. Palabras sobre la docencia universitaria. Barcelona . Octaedro). A modo de ejemplo, señalan que una buena clase es aquella en que:

�� Los estudiantes se apropian de los conocimientos que estaban previstos impartir y compartir por el Docente
�� El Docente explica en forma amena
�� Sabe mantener y estimular la atención durante la actividad.
�� Los estudiantes entienden el sentido de lo que se está enseñando
�� Son capaces de relacionar lo nuevo con los conocimientos previos
�� Se promueve la formulación de preguntas que estimulen la reflexión

Para ser un buen docente destacan, como necesario:
�� Saber la materia que debe enseñar
�� Preparar bien las clases
�� Explicar con claridad y orden
�� Usar adecuadamente las tecnologías de la educación
�� Ser capaz de realizar trabajo en equipo
�� Poseer clara sensibilización por su entorno social y cultural
�� Ser capaz de ponerse en el lugar del alumno
�� Resultar asequible a los estudiantes
�� Ser algo histriónico
�� Hacer participar a los estudiantes
�� Llegar a clase puntualmente
�� Ser respetuoso
�� Presentarse en forma correcta

Como ven son muchos los desafíos y
para orientarnos hacia la mejora continua, podremos valernos de preguntas que contribuyan a nuestra reflexión, como por ejemplo:

1. ¿Cuál es nuestro cometido?
2. ¿Cómo estamos actuando?
3. ¿Cómo nos tratamos entre nosotros?
4. ¿Cómo tratamos a nuestros estudiantes?
5. ¿Cómo interactuamos con los padres y la comunidad?
6. ¿Qué es lo que hace a nuestra escuela, liceo, un buen lugar para trabajar?
7. ¿Cómo evaluamos nuestro progreso?
8. Cuando deje esta escuela, liceo, me gustaría ser recordado por....
9. Me gustaría que mi escuela, mi liceo, fuese un lugar que....
10. La clase de escuela, liceo, que quisiera para que mis hijos concurrieran sería...
11. La clase de escuela en la que me gustaría enseñar sería...


En estos tiempos de Debate Educativo, de proyectar una Nueva Ley de Educación, se hace imprescindible que nuestra sociedad toda, tras decidir el ideal de vida que para sí quiere y el modelo de sociedad que aspira a construir, renueve el consenso en torno al qué hacer en la educación, y que la comunidad educativa redefina a su vez qué destrezas y conocimientos, qué valores para la acción y la convivencia, qué pautas éticas y habilidades sociales se requieren de los estudiantes. Sólo así podremos saber qué docentes exigen los nuevos tiempos.
Parece existir un amplio consenso en la necesidad de contar con profesionales de la enseñanza que, además de instruir, sean primeramente educadores, capaces de informar y expertos en formar, con dominio de los nuevos lenguajes de las tecnologías de la información y la comunicación, adecuadamente formados en las técnicas de la tutoría y la orientación del estudiantado y sus familias, buenos conocedores de la personalidad y del ambiente social y familiar del alumno.
Se demanda a los docentes una preparación metodológica y científica, continuamente renovadas, una actitud positiva hacia el trabajo cooperativo y abierta a la relación y el intercambio con otros docentes, con otros centros, con otras instituciones distintas a la educativa. Se confía en que siga abriéndose paso una nueva forma de relación con los padres, más abierta, de mayor colaboración y confianza, capaz de generar nuevos proyectos compartidos y de hacer de la escuela, el liceo, un espacio de diálogo fecundo y de aprendizaje común.
El plan piloto del proyecto Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea (Ceibal), se constituye en un nuevo desafío para los docentes uruguayos. Se realiza dentro del marco del Plan de inclusión y acceso a la sociedad de la información y el conocimiento, que integra la Agenda Digital del Gobierno, para ser aplicado en el ámbito de la ANEP. El mismo procura facilitar a la mayor parte de los uruguayos, a través de los estudiantes de las Escuelas Públicas, el acceso a la información computarizada y al trabajo en red entre los domicilios, así como entre éstos, los maestros y las escuelas.
Los resultados observados hasta el momento se asocian a la disminución de las inasistencias de los niños, así como de las faltas ortográficas, y mejora en el desempeño gramatical. Los docentes realizan una aceptación crítica y valoran al plan como “una herramienta útil”. En las familias se produjo acercamiento, intercambio de conocimientos y opiniones, así como la adquisición de nuevos conocimientos sobre historia, geografía, idioma español, entre otros.
Nuestro Instituto en coordinación con la Inspección Departamental de Primaria y el Centro Regional de Profesores está realizando numerosas acciones en apoyo al Proyecto, que estoy segura cambiará los destinos de muchos compatriotas. Lo más novedoso es que llevamos varias ediciones de Cursos para padres de niños en edad escolar, a cargo de nuestros Profesores Néstor y Graciela.

Seguramente el año entrante se sentirá el impacto que el Plan Ceibal tendrá, en los alumnos y las formas de enseñar dentro de Secundaria y el Consejo Técnico Profesional (ex UTU) ya que los egresados de Primaria que ingresen a estos niveles manejarán la informática y contarán con sus propias laptops. Es por esto que estamos planificando acciones desde la Comisión Departamental de Educación de la Anep, que integramos junto a Rosa Inés Ángelo, Directora del Cerp, Cristina González, Inspectora Departamental de Primaria, Pablo Rivero, Director del Liceo Departamental y Blanca Arrillaga, Directora de la Escuela Técnica.

Sin embargo, los docentes no son, ni deben serlo, superhombres o héroes. Son trabajadores de la enseñanza a quienes la sociedad que tanto les exige debe garantizar una sólida formación inicial y una eficaz formación permanente, una retribución adecuada, la posibilidad real de promoción, condiciones de trabajo idóneas.
No es posible una democracia madura ni un progreso creciente, ni un avance social, ético y cultural si la sociedad en su conjunto se inhibe y deja de lado sus responsabilidades educativas.
La aparición y auge de las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación, ha contribuido a aumentar y facilitar el acceso e intercambio de la información; y como en cada periodo de la historia en el cual se ha producido un cambio o "revolución" en el modo de acceder al conocimiento, las personas que lo viven experimentan un proceso de acomodación pertinente a las necesidades del momento. Lógicamente los responsables de la educación se encuentran implicados directamente en este proceso de cambio. Sin embargo, ello no significa que nosotros como docentes, debamos cambiar en esencia, ni que nuestras funciones vayan a cambiar, sino que debemos hacer un esfuerzo para adaptarnos y, al mismo tiempo adaptar nuestro modo de ejercer la principal función que tenemos encomendada: la formación integral de los alumnos.

Aspectos y dimensiones como el cultivo del esfuerzo, el de la expresividad en su sentido más amplio, el de la voluntad, el de la tolerancia y el respeto a las personas y los elementos del entorno, así como aquellos que están centrados en el dominio de los lenguajes naturales y formales y el conocimiento del entorno inmediato y mediato espacial y temporalmente, deben estar integrados en la acción profesional del docente.
Potenciar la expresión escrita y oral, el gusto por la lectura, valorar el esfuerzo, fomentar situaciones que propicien la constancia y aprovechar los recursos tecnológicos para que los procesos de selección, organización y conservación de la información que hoy son posibles, generen actitudes de esmero y preocupación por la corrección procedimental son objetivos a desarrollar.

Catalizar positivamente la expresividad humana a través de las formas verbales y no verbales que permiten nuestras manifestaciones artísticas, físicas, sentimentales y afectivas. En definitiva, deberá potenciar aquellas dimensiones de la persona que suponen creación de un medio propio, reconocimiento de sí misma, posibilidad de autodeterminación y liberación personal, y transformación de la información que nos envuelve, en información significativa, es decir, conocimiento.

El informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, presidida por Jacques Delors, afirma que, la educación a lo largo de la vida se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser.

Es necesario integrar tales objetivos y preocupaciones en un marco más amplio, el de la formación de personas capaces de comprender al otro, respetar el pluralismo, la comprensión mutua y la paz y, además, formadas en niveles de excelencia en el conocer y el hacer.

Entendemos los siguientes objetivos como prioritarios, la promoción de la participación activa y reflexiva de los ciudadanos en la vida pública y el compromiso de los responsables en política social y educativa con la defensa y cultivo de un modelo de educación que esté orientado principalmente a dotar a las personas que aprenden de los recursos que les permitan una construcción autónoma y dialógica de valores que garanticen la libertad y la solidaridad, la convivencia en democracia y en el respeto a la diferencia y la implicación activa en proyectos de interés común.

Porque creemos que también se puede aprender a participar, implicarse en proyectos y buscar bienes comunes que supongan superación e integración de intereses individuales, creemos que este objetivo merece un especial tratamiento en el marco de las instituciones educativas a lo largo de todo el proceso de escolarización.
Se trata de trabajar con coherencia y sentido ético desde el ámbito educativo por la mejora de la vida de los niños y de los jóvenes.

Porque ,
“El conocimiento es la más democrática fuente de poder” ( Alvin Toffler, 1992).

Nuestro desafío es:

Facilitar la interpretación de la realidad desde una perspectiva transformadora.

Generar comunidades de aprendizaje que partan de un concepto de educación integrada, participativa y permanente.

Desarrollar competencias, para formar sujetos capaces de definir fines y medios, alternativas fundadas y estrategias diversas, capacidad en última instancia de evaluar desempeños a la luz de posibilidades que vienen de las competencias adquiridas y no de la demanda específica de determinados desempeños.

Noveles colegas, nuestro desafío institucional, como colectivo docente ha sido ayudarlos a formarse como profesionales interesados en el análisis permanente de su accionar, de los fundamentos de su práctica como así también de las consecuencias que tienen dichas acciones en susestudiantes. Hemos querido trasmitir y ayudar a generar entusiasmo y pasión por el aprendizaje, pasión por el conocimiento y por valores culturales de tolerancia, solidaridad y respeto a los derechos humanos.

El desafío que supone para los docentes impartir a los estudiantes una buena educación basada en normas de aprendizaje exigentes, así como hacer de las escuelas y liceos lugares más acogedores, estimulantes e integradores, donde todos los niños y adolescentes sean tratados dignamente y donde cada uno de ellos tenga la posibilidad de alcanzar su pleno potencial.
Hacemos nuestro el texto de la proclama incluida en el punto 1 de la Conferencia Regional de la UNESCO,( noviembre 1996) que establece que: «La educación en general, y la superior en particular, son instrumentos esenciales para enfrentar exitosamente los desafíos del mundo moderno y para formar ciudadanos capaces de construir una sociedad más justa y abierta, basada en la solidaridad, el respeto de los derechos humanos y el uso compartido de los conocimientos y la información. La educación superior constituye, al mismo tiempo, un elemento insustituible para el desarrollo social, la producción, el crecimiento económico, el fortalecimiento de la identidad cultural, el mantenimiento de la cohesión social, la lucha contra la pobreza y la promoción de la cultura de la paz.»
Es nuestro deseo que cada uno de Uds, nóveles Docentes, junto a los que ya cuentan con experiencia docente contribuyan a transformar las instituciones educativas en comunidades de aprendizaje.


Porque los docentes representan el motor de la institución para que los cambios esenciales de la mejora educativa se lleven a cabo. Es imposible crear buenas escuelas sin buenos maestros, como también es imposible crear comunidades de aprendizaje sin docentes que actúen como profesionales. Las comunidades de aprendizaje son un modo de profesionalización docente, de socialización de saberes, de cooperación mutua y de lazos interpersonales. Pero también es imprescindible contar con los recursos necesarios para optimizar nuestro desempeño. Por eso, porque no decirlo, nos sentimos orgullosos de la implementación que con las partidas descentralizadas hemos logrado en nuestro Instituto y de las que todos los integrantes de la Comunidad educativa podemos disfrutar.

Queremos compartir las palabras de Andy Hargreaves: “La buena enseñanza no es sólo una cuestión de ser eficiente, desarrollar competencias, dominar técnicas y poseer la clase de conocimiento correcto. La buena enseñanza también implica el trabajo emocional. Está atravesada por el placer, la pasión, la creatividad, el desafío y la alegría. Es una vocación apasionada”.

Nuestro objetivo ha sido alentar y apoyar su labor como profesionales reflexivos. ¡Adelante! El Instituto y su comunidad educativa, su Sala de Informática y su Biblioteca los esperan para garantizar su derecho a la educación permanente y a la actualización.



Muchas Gracias.